ORÍGENES DEL MASAJE CALIFORNIANO OASIS® - Masaje Californiano con Lidia

Esalen Institute en Big Sur, California

Hola amig@!

Gracias por estar navegado por mi web, en este artículo quiero hacerte llegar la información original sobre los auténticos orígenes del Masaje Californiano. Estás listo/a para una interesante lectura?

¿Qué es para mi el Masaje Californiano?

Desde mi sentir, el Masaje Californiano es un reencuentro con uno mismo, con el cuerpo, el corazón y los sentidos a través de un contacto verdadero, a través del contacto consciente. Esta técnica se basa en una calidad de tacto especial (el toque consciente) que se caracteriza por una presencia total y por una atención al momento presente.

Otra característica fundamental de esta técnica son los movimientos y pases que son largos, lentos, circulares y envolventes, con profundidad y delicadeza, que generan una sensación de integración del propio cuerpo y que van induciendo a la persona a estados de profunda relajación y descanso … Es solo desde ese lugar de quietud y sosiego desde donde es posible soltar las rigideces, liberar la tensión física y emocional y restablecer la energia, integrando cuerpo, mente y alma durante el curso del encuentro.

Por eso, me gusta decir que es un masaje ofrecido desde el corazón que da vida y descanso profundo, es un auténtico mimo al alma. Más que altamente recomendable, es imprescindible para vivir de forma más orgánica e integrada.

El Masaje Californiano Oasis (por la Escuela Oasis)

“El Masaje Californiano Oasis es un conjunto de principios y técnicas que definen una forma holística de trabajo corporal la cual concibe al individuo como una manifestación de la consciencia, buscando la integración física, mental y emocional para lograr un equilibrio interno de fuerza y armonía, necesario para mantener la salud y el bienestar”

Orígenes 

Como normalmente ocurre, en periodo de crisis, cuando la atmósfera externa (sociedad) o interna oprime, es cuando surgen necesidades de nuevos equilibrios y nuevos valores. Es así como durante los años 60 en Estados Unidos ante una situación de crisis socio-económica y política, se genera una necesidad de establecer nuevos valores, una visión más consciente, digamos que existe un salto de consciencia por parte de unos pocos, es así como surge un movimiento de corte humanista liderado por Abraham Maslow el cual se basará en la experiencia del momento presente, más que en más análisis intelectuales que lejos de conectarnos con el corazón, nos dejan anclados en la mente.

Este movimiento tuvo como centro el Instituto Esalen de California, fundado en 1962 por Michael Murphy y Richard Price, los cuales fundaron este espacio como lugar de exploración del potencial humano sirviendo como laboratorio de ensayos para las ideas y técnicas de auto investigación de un amplio espectro de capacidades humanas aun sin realizar a través de juegos, discusiones, ritos, danzas, vivencias místicas…

Nombres como Stan Grof, Ida Rolf, Milton Trager, Moshee Feldenkrais, Fritz Perls, Alan Watts, Aldous Huxley y Virginia Satir serán algunos de los visitantes y residentes que posteriormente serán reconocidos como precursores de lo que se llamaría la corriente New Age. Por lo tanto Esalen se convierte en cuna de la psicología transpersonal al dar un espacio al profundo anhelo humano de la experiencia mística.

En pleno desarrollo de esta psicología, surge la necesidad de un trabajo corporal que acompañe de forma más integral y consciente el trabajo y proceso terapéutico así como la sensibilidad psico-emocional de los grupos de trabajo. Es así como Bernard Gunther y Molly Day empiezan a dar forma a una técnica de trabajo corporal inspirada en el masaje sueco y en los principios de la medicina china que. Esta forma de trabajo se iría enriqueciendo con el paso de los años y las aportaciones de terapeutas residentes de Esalen, conformándose así como como Masaje Esalen.

Dicha técnica serviría de base sobre la cual sumar aportaciones dirigidas al tratamiento del dolor crónico y problemas posturales por parte de Marcelo Bartrolí e Ingrid May, ambos compañeros y residentes cuando decidieron viajar desde Esalen a Buenos Aires y fundar una escuela llamando a la técnica Masaje Californiano en un primer momento y quedando su nombre y escuela instaurados como Masaje Californiano Oasis en un momento posterior.

La visión de esta escuela se basa en que la persona contiene un potencial de salud innata y que hay determinados factores que pueden funcionar como obstructores o como vehículos de acceso a la misma para alcanzar la sanación natural.

Esta técnica de trabajo corporal basado en un masaje de relajación y movilización emocional incorpora la visión Advaita Vedanta (no dualista entre observador y observado) contemplando la existencia última de lo inmutable, de lo que ES, de la UNIDAD como último estadio de evolución. Tanto es así que el nombre de la escuela OASIS procede del inglés 0 (cero) AS (como) IS (lo que es).

Así mismo entre las bases de la técnica tenemos la psicología Gestáltica que aporta la visión del aquí y ahora, la atención a la experiencia del presente, concibiendo a la persona como una oportunidad y expresión de vida en el presente aunque en su cuerpo albergue residuos del pasado en forma de posturas, hábitos, creencias… y memorias de traumas y experiencias de vida.

Por lo tanto, la base del Masaje Californiano es la presencia, la toma de consciencia, el darse cuenta del momento presente.

El Masaje Californiano trabaja a través de la presencia sanadora consciente tanto del masajista como del paciente, en una relación basada en el contacto verdadero.

Pilares

Los pilares de la técnica son:

Silencio, calidad del contacto, contención, danza, fluidez circular, técnica, visión Gestáltica en cuanto a la aceptación de la experiencia sin huida, si no atravesándola.

Escrito por el Dr. Marcelo Bartrolí (Co- fundador de la Escuela de artes curativas Oasis), redactado por Roger Jackson (Directo de Oasis)

Seguiré ampliando información sobre la técnica y sobre mi experiencia personal en las próximas entradas…!

Lidia